¡La calle habla!

Como ejercicio creativo, me encanta ponerme el reto de darle a las cosas de la calle un toque fantástico. Esto permite mantener mi imaginación aceitada y obviamente pone a prueba mis destrezas gráficas.